viernes, 12 de enero de 2018

"Tu no eres como otras madres de Angelika Schrobsdorff.



"La librería ambulante" de Christopher Morley.



"La uruguaya" de Pedro Mairal.

     Historia de un viaje, de un viaje de negocios. Cruzar el  Río de la Plata, Argentina-Uruguay-Argentina el mismo día para aprovechar una ventaja de cambio de moneda. Tanto efectivo en el cuerpo puede suponer una tentación para los que ven el dinero como algo indebidamente ajeno. Una historia de amor, ¿unilateral?, que empieza y otra que termina con el tedio de las parejas poco generosas con el placer. Estos ingredientes, guisados en la temperatura justa de la novela de intriga ofrecen un plato en el que cada cual se nutre a su gusto y le evoca las referencias que plazcan.
      La historia se ilustra con referencias con la cultura contemporánea que le dan viveza al relato y le otorga categoría de documento de un momento y lugar de esta forma nos transporta a un ambiente que sufrimos como algo más que turistas.
       El placer de la lectura activa, dispuesta a rellenar elipsis sugerentes, con posibilidades de varias lecturas no necesariamente idénticas, se ve ennegrecido por un tufo de pesimismo sobre la naturaleza humana y su relaciones siempre mediatizadas por juegos de poder opuestos a cualquier hedonismo. Parece que la única satisfacción posible es el gozo estético solitario que estimula la imaginación que se recrea en personajes uruguayos o no.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

"Charlotte" de David Foenkimos.

     Novela, investigación, historia...Novela de la investigación, novela histórica...da igual: estos elementos se se multiplican entre sí generando unas emociones que se culminan con el arte literario y pictórico ( seguro que todos hemos descubierto a esta pintora). Estamos a costumbrados a la necesidad de justificacion del narrador, del verismo de suponer que lo que leemos lo escribe alguien, por algo. También nos enriquece la información sobre una época que las novelas nos ofrecen, más las históricas. Pero no es comparable con la emoción que se sufre y disfruta con la ejemplos como este de alquimia sencilla.


"Lady Macbeth de Mtsensk" de Nikolái Leskov.

       Tras ver la película, basada en el relato de Leskow, María José y yo nos sentimos atraídos por la historia y buscamos el origen del relato ruso para rellenar las intencionadas ambiguedades del film. Enriquecedoras las sinergias que una obra genera a través de la historia.
       












"La hija de la noche" de Laura Gallego


     Charlie me propone leer una novela, 197 páginas, que incluyen de forma enciclopédica todos los elementos de los cuento de miedo: palidez, nocturnidad, indefensión, animales chupados, transfusiones sanguíneas...masas encolerizadas (sí que dan miedo). A esto le añade la autora las claves de una investigación de policíaca, policía que contrata a un detective privado y viejita solterona que procesa toda la información. Todo esto ambientado a en un pueblo francés en una época previa a los vehículos a motor y a la luz eléctrica. Las ilustraciones de Jordi Vila son de un oscuro tenebroso que dejan entrever las situaciones reflejadas en el libro.
        La lectura no sólo nos ofrece una apertura a mundos nuevos, sino que además, si se comparte,  nos sirven para enriquecer la comunicación con el juego de seguir la trama al paso que los investigadores. 

jueves, 2 de noviembre de 2017

"Tan poca vida" Hanya Yanagihara.

      Tan poca vida y tanto dolor. La literatura suele ofrecernos historias de superación, verdaderos estímulos para vivir. También estamos acostumbrados, sobre todo en la novela norteamericana, a ambientes culturales selectos con los problemas económicos más que solucionados y que plantean pequeñas tretas para continuar en la brecha. Lo que es excepcional es una novela como la que nos ocupa: una historia que partiendo de la universidad nos ofrece una visión de lo que puede ser la familia contemporánea y que a través de dolorosos saltos atrás nos sugiere un pasado de dolor que determinará la capacidad de disfrutar. El amor, más unido que nunca a la amistad, vencido pero no destruido por las circunstancias.
        La inteligencia, las posibilidades que ofrece a sus élites intelectuales la sociedad de la opulencia, el cariño nacido de la afinidad intelectual génesis de sentimientos amorosos honestos y sacrificados, también disfrutados, no son suficiente para mitigar la herida perenne y continuamente reabierta de una infancia que nunca se suparara. La moraleja parece ser que el intelecto, la economía, la cultura....a pesar de lo valoradas, sobrevaloradas, nunca podrán sustituir la única base de la educación: el amor.


       Ama y haz lo que quieras:
                              si callas, calla por amor;
                              si gritas, grita por amor;
                              si corriges, corrige por amor;
                              si perdonas, perdona por amor...

                                                         Agustín de Hipona.

miércoles, 18 de octubre de 2017

"Libro del mal amor" Fernando Iwasaki.

      Otra autobiografía en forma de relatos. ¡Bienvenida sea! Tras Manual para mujeres de la limpieza, comparte este novedoso género, Iwasaki se pone de protagonista de sus amores fracasado pero constructivos reconociendo explícitamente, no me lo creo del todo, su carácter autobiográfico. Otra diferencia con el libro de Lucia Berlín es su aparente desarrollo cronológico con conclusión final en un presente con moraleja. Pero la que parece diferencia menos evidente pero más significativa es el tono burlón autoparódico de la novela del peruano frente al dolor angustioso pero vital de la americana.
       Los afanes juveniles de amoríos son rechazados uno tras otro. A pesar de los fracasos en los que el protagonista acaba malparado sacamos, junto con él, unos mensajes que podríamos resumir en que la autenticidad es el único camino hacia el éxito, mejor dicho: hacia los demás y hacia nosotros. La evolución centrípeta del personaje-autor lo lleva desde un Perú en el que no sólo no se encuentra sino que se ve perdido en un firmamento de opciones que su situación socioeconómica le permite. La sobreprotección que sus privilegios de clase le proporciona, le subraya una puerilidad que el autor exagera hasta hacerla cómica. Todo ello le hace fugarse de sí mismo, de forma centrífuga, a la manera de  Zelig (la peli de Woody Allen). La evolución...



miércoles, 4 de octubre de 2017

"Madrid 1987" de David Trueba.

  Tras ver la película Lourdes me pasó el libro y María José me propuso leerlo. Así hice motivado también  por la admiración que en su momento nos despertó Saber perder.
     De la misma manera que Blitz y Tierra de Campos esta obra nos parece un relato más de los que se entrelazaban en la tan admirada Saber perder. Aún así se disfruta cómo nos pone en sintonía con un momento histórico como así nos lo manifiesta la fecha del mismo título, 1987. La historia es simple: el enfrentamiento entre un veterano y una joven estudiante que se ven encerrados en un baño. Historia basada en una supuesta historia real que dejó escapar Paco Rabal no tiene emoción, ni falta que le hace, ya que lo que pretende es mostrarnos dos puntos de vista opuestos sobre una situación histórica.




"Intimidad" de Hanif Kureishi.

    En el teléfono móvil anoté el título de este libro sugerido, cero, por Página 2. Era el regalo previsto para el cumpleaños del 20 de septiembre, pero se me trocaron los planes cuando María José me lo enseñó recién sacado de la biblioteca de la Casa de la Cultura. 
     Las películas de finales delos 80, Mi hermosa lavandería y Sammy y Rosie se lo montan, se guardan en la filmoteca de la memoria con un especial cariño. Esta Intimidad, no confundir con la Intimidad película de Patrice Chéreau (fotografía de la película como portada de una edición del libro) inspirada en parte de una historia del libro como así se reconoce en los títulos. El humor de aquellas películas o el erotismo de ésta no aparecen en el desgarrador relato múltiple del libro que nos ocupa. El protagonista lo tiene todo, en especial, aburrimiento y desgana. Ante esta situación decide mirar a sus hijos por última vez como padre convividor y marcharse esa misma noche para dejar atrás la vida siempre soñada, por los demás, y detestada por él. En esa noche de dolor repasa la vida de distintos personajes que le ofrecen las posibilidades vitales a las que se ve abocado. El monólogo interior sirve para describir un entorno detallada y con acción, no son meros pensamientos sino emociones propias y ajenas que nos invitan a sentir las emociones confusas y dolorosas del protagonista.