jueves, 18 de febrero de 2016

"Escritos pornográficos" de Boris Vian.

      Carlos nos sugirió El amor es ciego y el más conocido libro de relatos El lobo hombre. Tras la lectura en la tertulia del cuento-chiste efectista, divertido y erótico María José buscó textos relacionados, entre los que encontró leímos estos Escritos pornográficos que estaban preñados no sólo de Boris Vian. De esta manera nos encontramos con un prólogo de Felix Romeo, escritor zaragozano muerto muy joven que recordaba llevando un programa en tve,  en que manifestaba su gusto por el Vian más realista frente al máss popular en los ochenta fantástico y nos presentaba una conferencia, de las pocas conservadas por estar escritas de Boris Vian. Esta conferencia, en su peculiar estilo irreverente y muy ilustrado(bien presume de tener todas sus citas contrastadas y de poder recitarlas en latín) Vian nos explica lo que no es literatura erótica, empezando por el Marques de Sade, para dejar bastante abierta la respuesta a lo que sí es: básicamente la literatura que nos mueve a amar a alguien o su representación, según el autor. 
      Los escritos propiamente pornográficos se componen por un grueso de poemas en que pepinos, curas, obispos, y demás realizan todo tipo de actividades sexuales y son descritos de las forma más provocativa posible. A pesar de lo poco sutil de lenguaje tienen un sustrato onírico sugerente. Los escrito de Boris Vian acaban con un relato en los Cárpatos en forma de diario encontrado en un palacio de un conde que nos recuerda algún personaje del imaginario colectivo en el que la sexualidad traspasa los géneros. 
      Entre las sorpresas que incluye la obra, excelentemente editada por Rey Lear están las ilustraciones debidas a Manuel Alcorlo que con un leve trazo, creo que a plumilla, nos evoca una sensualidad sugerente que contrasta, sin ser forzado, con lo rudo de la prosa y más de la poesía de Boris Vian.
     






No hay comentarios:

Publicar un comentario